Vivienda sostenible, primera entrega.

En publicaciones anteriores hemos reiterado el compromiso de Zetus hacia la sostenibilidad y la eficiencia en la construcción, aportando ejemplos y detalles sobre la forma en que nuestro equipo traduce ese compromiso en acciones y soluciones concretas que implementamos día a día en las instalaciones de nuestras obras y proyectos.

Dado el interés que la temática ha despertado entre nuestros lectores, especialmente en el sector residencial, iniciamos ahora la serie “Vivienda sostenible”, donde trataremos temas de relevancia para la construcción y renovación de viviendas confortables con bajo impacto medioambiental, viviendas que sean económicas de habitar, saludables de vivir y que se adapten a las necesidades cambiantes de sus habitantes.

La vivienda es importante por muchas razones. Es nuestro sitio para descansar, relajarnos y pasar tiempo de calidad con familiares y amigos. Para muchos, cada día más, el lugar donde realizamos gran parte de nuestra actividad profesional. Para la mayoría de las familias, probablemente se trate de la mayor inversión que han hecho. Así, a nivel individual, las decisiones sobre la vivienda tienen importantes consecuencias para el coste y la calidad de nuestra vida futura. A nivel colectivo, estas decisiones también tienen amplio impacto, las viviendas sostenibles pueden contribuir al desarrollo de pueblos, barrios y ciudades vibrantes, conectados y prósperos.

En tiempos tan cambiantes como los que corren, las decisiones inteligentes de inversión exigen una reflexión cuidadosa sobre diferentes aspectos, algunos de ellos novedosos y probablemente demasiado sofisticados para las generaciones que nos precedieron. Al proyectar la renovación o construcción de una vivienda, tendemos a concentrarnos en el corto plazo, pero merece la pena considerar aquellas características que puedan mejoran su valor de reventa en el futuro, a la par de reducir los recibos de cada mes y aumentar la comodidad y seguridad en el día a día.

Esta serie de artículos pretende proporcionar algunas claves sobre los principios y características de diseño que añaden valor a las casas mientras reducen su impacto medioambiental. Muchas de las ideas que vamos a compartir aquí se pueden llevar a cabo prácticamente sin coste adicional, sólo requieren la aplicación del conocimiento adecuado en la etapa correcta del proyecto de renovación o construcción. Otras soluciones pueden aumentar el coste del proyecto, a cambio de añadir valor duradero y de preparar la vivienda para el futuro, por ejemplo, protegiéndola de variaciones en los precios de la energía y el agua.

Cada artículo de la serie abordará algún aspecto particular —como el diseño pasivo, la energía o el agua—, sin embargo, para mejorar la sostenibilidad de nuestra vivienda tendremos que considerar todos los aspectos en su conjunto. Presentaremos ideas y principios que se puedan aplicar a cualquier casa, incluyendo soluciones adaptables a diferentes presupuestos y estilos de vida. Dado que las tecnologías y los enfoques sobre la vivienda sostenible evolucionan constantemente, actualizaremos periódicamente la información proporcionada.

¿A quién nos dirigimos?

El propósito final de esta serie de artículos es facilitar el proceso de transición hacia la vivienda sostenible, ya sea mediante nueva construcción, o mediante renovación. En este sentido, nos dirigimos a diferentes tipos de lectores. Los contenidos que ahora os presentamos se basan en investigaciones realizadas sobre las necesidades de propietarios de viviendas y comunidades, promotores inmobiliarios, arquitectos, diseñadores y constructores, complementando, mediante consulta de diferentes fuentes especializadas, nuestra experiencia directa de trabajo con todos estos grupos en nuestra condición de instaladores especializados en eficiencia energética, climatización, tratamiento de aguas, etc. Nuestro punto de partida fue intentar comprender qué información es más necesaria para facilitar a cada uno de estos grupos la creación de viviendas sostenibles.

¿Por qué es necesario comprender los principios de la sostenibilidad en la vivienda?

Durante siglos, las soluciones constructivas tradicionales evolucionaron en base a la prueba y el error —según las condiciones y necesidades de cada comunidad y localidad—, llegando de forma natural a soluciones que ya contenían elementos de diseño sostenible. Hoy en día, continuamos construyendo más o menos por las mismas razones por las que lo hemos hecho siempre: Para tener refugios seguros y saludables que nos protejan de los elementos y nos proporcionen seguridad y confort. Sin embargo, en épocas recientes, la disponibilidad de fuentes de energía fósil accesibles y baratas, el desarrollo tecnológico, la industrialización y la proliferación de nuevos materiales, nos han llevado a resolver los retos constructivos con métodos que, desafortunadamente, han comprometido la capacidad de nuestro planeta para sostenernos a largo o incluso a medio plazo. Las generaciones actuales nos enfrentamos a un nuevo desafío, utilizar nuestra tecnología para minimizar el impacto ambiental, mientras continuamos mejorando la comodidad y el rendimiento de las viviendas que creamos.

Muchas de las viviendas que habitamos actualmente los madrileños y españoles funcionan en contra del medio ambiente, no a su favor. Estas casas son demasiado frías, o demasiado calientes, desperdician energía y su funcionamiento es tremendamente caro. La mayoría de las casas usan mucha más agua de la necesaria y algunas están hechas con materiales que dañan nuestra salud o el medio ambiente. La comprensión y aplicación de los principios del diseño sostenible nos llevará a ahorrar energía, agua y dinero, al tiempo que nos ayudará a crear hogares más agradables y confortables.

¿Cómo está cambiando la vivienda?

La vivienda del futuro deberá ser adaptable y resistente, ayudándonos a responder tanto a cambios previstos como a los inesperados. También deberá adaptarse a patrones demográficos y estilos de vida significativamente diferentes y tener un impacto ambiental mínimo. Muchas de las casas que construimos hoy continuarán en uso dentro de 50 años, cuando el cambio climático, el crecimiento de la población y el agotamiento de los recursos nos habrán llevado a escenarios muy diferentes a los actuales.

La transición hacia un desarrollo "positivo", con impacto ecológico y social neto positivo, puede parecer hoy un objetivo ambicioso. Sin embargo, la vanguardia de la industria de la construcción de viviendas ya está trabajando hacia él y esta será la norma en cualquier escenario de futuro sostenible.

Entretanto, te animamos a seguir nuestras próximas publicaciones sobre este tema y te invitamos a participar en el diálogo enviando tus comentarios, preguntas o inquietudes a través de nuestras redes sociales, o a nuestra dirección de correo de siempre.

Comentarios