La excelencia operacional, una necesidad y un firme propósito.

Nuestro rasgo distintivo, la calidad de las instalaciones. Nuestro lema, jamás regresar a una obra por defectos de ejecución, fallos de comunicación, o errores en ningún paso, desde la contratación, la ingeniería, o las compras, hasta la entrega de la obra, el mantenimiento o la postventa.

Más allá del compromiso con la calidad, la excelencia operacional es una cuestión de supervivencia para toda pequeña empresa que, como Zetus, se dedique a la realización de instalaciones singulares. ¿Pero, qué entendemos por excelencia operacional?

Calidad, rapidez, costes ajustados a los presupuestos, confort para el usuario, eficiencia energética, todo aquello que nuestro cliente aprecia en mayor medida es lo que entendemos como valor. El objetivo de nuestras operaciones es maximizar el valor que entregamos al cliente, empleando para ello un mínimo de recursos humanos, materiales, tecnológicos, de información, de tiempo y de todo tipo. A esto lo llamamos el flujo de valor hacia el cliente.

Cuando hablamos de excelencia nos referimos a que todos y cada uno de nuestros empleados conozcan el flujo de valor hacia el cliente y puedan corregirlo antes de que se interrumpa, es decir, que todos se involucren en un esfuerzo continuo por mejorar incrementalmente los procesos de nuestro negocio.

Como empresa joven y moderna que se enfrenta a una competencia creciente, y que opera en un sector complejo de una economía que atraviesa momentos de incertidumbre, entendemos que la única vía posible para el crecimiento es la búsqueda de la excelencia operacional, comprendida en el sentido de la mejora continua. La adopción de este paradigma por todo el equipo proporciona varios beneficios.

Cuando todos hacen suya la atención a la excelencia de las operaciones, se libera tiempo de los líderes, que se pueden dedicar más a la creación de nuevo negocio, la innovación y las estrategias de crecimiento de la empresa, ya que no tienen que estar permanentemente ocupados con la solución de pequeños problemas inesperados.

Por su parte, los empleados se desarrollan profesionalmente y se sienten más capacitados, motivados por adquirir el conocimiento para prevenir o identificar los problemas que puedan surgir a diario y solucionarlos.

Además, cuando se optimizan los procesos operacionales, se vuelven más fáciles de seguir, lo que facilita el crecimiento del equipo y el incremento del número de obras o proyectos que se pueden acometer. Y finalmente, el aumento de la eficiencia mediante procesos optimizados garantiza que mejore el flujo de valor hacia el cliente.

Muy pronto en nuestra andadura hacia la excelencia operacional, comprendimos que se ha de organizar y utilizar toda la información que poseemos como organización para garantizar la eficiencia y la calidad en la ejecución de las obras. Disponer de información fiable, íntegra y oportuna, para lograr los objetivos de mejora ya no es una opción, sino una obligación.

Por ello hemos comenzado por implantar una herramienta de gestión de los recursos de información (ERP TMT EOS) para identificar, optimizar, medir y dar seguimiento a los principales procesos de nuestras operaciones.

Con la implantación de la herramienta estamos consiguiendo:

  • Disponer de un historial de presupuestos y partidas para agilizar la creación de presupuestos similares.

  • Gestionar el ciclo completo del proceso de compras, desde los pedidos tras propuesta, hasta el seguimiento, situación y registro a obra (valor comprometido). También, controlar el correcto cumplimiento de las entregas por parte de los proveedores.

  • Llevar el control de costes directos, indirectos y de estructura a nivel de obra, consiguiendo así realizar seguimiento y análisis por tipo de obra y actividad.

  • Unificar la información administrativa y de control de los proyectos.

  • Gestionar eficiente de los equipos en explotación en cada instalación, incluidos el seguimiento de planes preventivos de mantenimiento, la gestión de revisiones, y la gestión y aprobación de intervenciones puntuales con presupuestos asociados.

  • Implantar la facturación automática.

  • Gestionar y planificar las intervenciones técnicas en las diferentes obras, incluida una solución de movilidad para el equipo técnico que nos facilita la coordinación y ayuda a optimizar las cargas de trabajo.

La solución de movilidad se basa en la aplicación Mobile Servicios, que permite a nuestros técnicos enviar y recibir información en tiempo real desde su smartphone y ayuda a:

  • Ahorrar tiempo en redacción de partes, recepción y envío.


  • Evitar que el personal administrativo tenga que introducir los partes en el programa de gestión.


  • Reportar los costes e imputaciones en tiempo real.


  • Gestionar avisos No Planificados (Correctivos) y Planificados (Preventivos).


  • Firmar en el dispositivo la conformidad del cliente.


  • Geolocalizar a los técnicos para optimizar sus asignaciones y desplazamientos.


  • Acceder a toda la información necesaria para ejecutar cada trabajo.


La gestión de las operaciones de Zetus ha entrado en una nueva dimensión de eficiencia, rentabilidad y calidad de los servicios con el uso de estas herramientas. Aunque se trata sólo de un comienzo, el próximo paso que estamos asumiendo, en consecuencia con nuestro compromiso de asegurar la calidad total en la atención a nuestro flujo de valor hacia el cliente, es prepararnos para obtener la Certificación ISO 9001. Sobre esto ya os iremos contando en próximas entregas.

Por ahora, ya podemos afirmar que, en el día a día de Zetus, combinamos la eficacia aportada por la madurez y la diversidad de experiencias de nuestros técnicos, la solidez y los recursos creativos que nos proporciona la ingeniería, la gestión y mejora de procesos, las tecnologías de la información y las comunicaciones, y las aplicaciones de gestión empresarial, con el firme propósito de alcanzar y mantener una posición de liderazgo en nuestro sector, desde la cual entregar los servicios de calidad que nuestros clientes se merecen.

¡Muchas gracias!

Comentarios